Sala de prensa

Noticias

Volver


17.9.2013

Gustavo Bianchi recibió el Premio Konex 2013

Premio Konex

Entre las cien personalidades que recibieron ayer su Diploma al Mérito de los Premios Konex 2013, en esta edición destinados al campo de las Ciencias y la Tecnología de la última década, estuvo el director general de Y-TEC, Gustavo Bianchi, seleccionado por un importante jurado que distinguió a cinco profesionales destacados en cada una de las categorías en las que se agruparon diferentes disciplinas. Bianchi fue reconocido en la categoría Desarrollo Tecnológico.

En la 34° entrega de los premios, realizada anoche en Ciudad Cultural Konex, fueron galardonados los mejores en las 20 disciplinas en las que está dividida la premiación. “Los grandes centros de investigación del país tienen sus Konex. Este premio nos muestra que nosotros también estamos en carrera –explicó Bianchi-. Tenemos como objetivo ser serios, hacer investigaciones importantes para la sociedad y mejorar así a YPF en su conjunto. El impacto de Y-TEC consiste en aumentar la producción de la compañía, mejorar la eficiencia en la producción y disminuir los costos.”

El director general de Y-TEC se mostró muy orgulloso por haber sido distinguido por la misma comunidad científica. “Es un premio muy bueno porque le muestra a los jóvenes que están haciendo carrera e ciencia y tecnología que tienen referentes a los que seguir”, aseguró.

Bianchi es licenciado en Ciencias Químicas y Naturales y se doctoró en Ciencias de los Materiales en la Comisión de Energía Atómica. Trabajó en YPF hasta el 2000 y es uno de los científicos que volvieron a la empresa el año pasado. Actualmente es el director general de Y-TEC, la empresa compartida con el CONICET que se dedica al crecimiento sostenido de la industria nacional.

En la ceremonia también fue premiado en el rubro Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Sebastián Uchitel, integrante del directorio de YPF.

Rolando García, investigador, vicepresidente fundador del CONICET y ex decano de la Facultad de Ciencias Exactas, fue distinguido con el Konex de Honor post mortem y el Ministerio de Ciencia y Tecnología, creado en 2007, recibió una mención por ser uno de los hechos destacados de la década. La selección de los 100 premiados estuvo a cargo de un Gran Jurado integrado por 20 personalidades y presidido por el Doctor Mario Mariscotti.

Después de la entrega de ayer, el Gran Jurado deberá decidir quiénes son consagrados con el Konex de Platino y el Konex de Brillante, que se entregarán el próximo 12 de noviembre en la Academia Nacional de Medicina. En cada uno de los 20 quintetos premiados ayer se elegirá a la personalidad con la trayectoria más importante, quienes recibirán el Konex de Platino.

Luego, de esas 20 personalidades, se seleccionará al más destacado de todos los científicos, que recibirá el Konex de Brillante, máximo galardón que otorga la Fundación Konex. Los Konex de Brillante de esta categoría en la que fue reconocido Bianchi fueron Luis Leloir, en 1983, César Milstein y René Favaloro, en 1993, y Luis Caffarelli y Mirta Roses, en 2003.

Después de la ceremonia de ayer, el Gran Jurado deberá determinar quiénes son consagrados con el Konex de Platino y el Konex de Brillante, que se entregarán el 12 de noviembre en la Academia Nacional de Medicina. De cada uno de los 20 quintetos premiados ayer se elegirá a la personalidad con la trayectoria más significativa, para entregarles el Konex de Platino.

De esas 20 personalidades, se seleccionará a la más destacada de todas, quien recibirá el Konex de Brillante, máximo galardón que otorga la Fundación Konex. Los Konex de Brillante de esta categoría fueron Luis Leloir (1983), César Milstein y René Favaloro (1993) y Luis Caffarelli y Mirta Roses (2003).

Los Konex fueron creados en 1980 con la idea de sembrar un mejor porvenir, distinguiendo anualmente a las personalidades e instituciones contemporáneas más valiosas, en todas las ramas que componen el espectro cultural de la nación, para que el ejemplo de los mejores sirva de factor de emulación a los más jóvenes. Cada año se premia una rama diferente del quehacer nacional en ciclos de diez años.