Sala de prensa

Noticias

Volver


6.6.2014

PREMA produce calentadores de petróleo desde Comodoro hacia todo el país

PREMA produce calentadores

PREMA Cía. del Sur S.A, con base en Comodoro Rivadavia, es uno de los casos de éxito en la búsqueda de modificar el paradigma de una ciudad históricamente volcada a los servicios, pero que puede insertarse también en la elaboración de bienes de capital, a partir de la fabricación local de calentadores de petróleo y elementos sometidos a presión que, a partir del apoyo del programa SUSTENTA, le ha significado proyectarse como proveedor de YPF en este tipo de productos para sus principales yacimientos del país.

Iniciada hacia el año 1999 como subcontratista, la firma fue creciendo en la cadena para insertarse como contratista en lo que hace a reparación de calentadores de petróleo. “Luego comenzamos a fabricar algunos equipos, en aquel momento para la operadora Vintage –evoca Eduardo Romero, presidente de la compañía, en diálogo con Suplemento Desarrollo- y posteriormente surge el programa PYMES de PAE, que evaluó la potencialidad del proyecto y también ingresamos como proveedores de esa operadora, cuando ven la posibilidad de fabricarlos localmente. Se comienza un desarrollo de ingeniería y empezamos la fabricación de equipos, lo que nos posibilitó posteriormente abastecer a otros como YPF, Chevron y lo que después fuera OXI y Sinopec”. El empresario pondera con claridad la diferencia entre prestar un servicio como hacían en la primera etapa, con la reparación de equipos, para empezar a fabricarlos localmente: “Es una diferencia conceptual muy fuerte, porque Comodoro Rivadavia se caracteriza por sus empresas proveedoras de servicios, pero nosotros hemos apostado a un desarrollo industrial, a crear valor localmente. Es algo que también requiere del acompañamiento nacional, provincial y local, pero lo hicimos con un convencimiento de que podíamos lograrlo. Fue muy difícil romper la inercia y creer que la ciudad puede ser un poquito más, porque muchos la ven como una ciudad de paso y nosotros estamos convencidos de que se puede desarrollar y fortalecer una industria. Por supuesto, se necesita de políticas estatales y empresarias que acompañen esa decisión: hoy la confianza que tiene YPF en comprarnos los equipos a nosotros es muy importante –plantea Romero-. Por supuesto que competimos en precio y calidad, pero más allá de eso hay una apuesta a desarrollar proveedores, lo cual es loable”. Cuenta el empresario que éste fue el tenor del diálogo mantenido con la ministra Débora Giorgi y el gobernador Martín Buzzi durante la visita a la empresa, en coincidencia con la apertura de la Expo Industria y Comercio que se realizó entre el 16 y 18 de mayo último, oportunidad en la que se inauguraron nuevas instalaciones de la firma. “Lo comentamos con las autoridades y decíamos que somos de Comodoro, invertimos aquí y crecemos en la ciudad, frente a lo que te dicen otros que tenés que ir a la provincia de Buenos Aires o a Santa Fe, porque ahí es donde crece el país. Nosotros apostamos a nuestra región y tenemos un cliente que acompaña esa decisión, que implica también un cambio cultural”.

Entre 8 y 10 calentadores por mes fabricados en Comodoro

Actualmente, PREMA produce un promedio de entre 8 y 10 calentadores de petróleo (un sistema que resulta necesario para posibilitar el transporte del crudo a través del oleoducto, dado que por su alta viscosidad requiere de calor para dar mayor fluidez y lograr la circulación) por mes, además de separadores y distintos equipos sometidos a presión. Entre el 80 y 90 por ciento de esa producción se destina a distintas áreas de YPF tales como Las Heras, Cañadón Seco, Manantiales Behr, Mendoza, Río Negro y Neuquén.

“Este salto se ha dado desde la nacionalización y posterior creación del programa SUSTENTA –relata Romero-. Lo remarqué con la ministra y nunca tengo problemas en reconocer y agradecer a las empresas que en su momento nos acompañaron, como PAE antes y hoy con YPF, por haber confiado en nosotros. Pero estos últimos dos años empezamos a trabajar y duplicamos la capacidad instalada, hemos incrementado en el período entre 30 y 40 % nuestro personal, hoy con 90 personas trabajando. Creo que es muy fuerte y no sería posible sin un cliente que confíe en el proyecto, con una demanda sostenible en el tiempo”.

El apoyo de SUSTENTA: demanda y previsibilidad

Desde el Programa SUSTENTA, Aníbal Verdier explica el alcance del acompañamiento hacia PREMA. “Lo primero que apareció es la demanda de los calentadores, a partir de lo cual ellos pudieron cotizar competitivamente, frente a fábricas de Santa Fe y otros puntos. Nosotros desde el programa nos pusimos a trabajar con ellos, en la relación cliente-proveedor, para verificar los procesos de mejora en virtud de acortar los tiempos de entrega, que se pudieron pulir y solucionar. Ahora estamos terminando un informe con recomendaciones luego de 3 meses intensos de trabajo conjunto, al igual que hicimos con otras firmas, pero en este caso lo novedoso es que se trata de un proceso de fabricación y no solamente de un servicio”. El representante de la operadora también valoriza el cambio de paradigma de la firma, plasmando el objetivo de diversificar su actividad, “porque más allá de los vaivenes del petróleo, produce equipos sometidos a presión que pueden servir para otras industrias, por caso están preparados para cortar y plegar torres de generadores eólicos… es decir, hay una diversidad de actividades y es lo que busca el programa”. Sobre la posibilidad de competir con precios mejores que los de otros puntos del país, tratándose de una región de más altos costos, Romero retoma el diálogo para explicar que la variable de ajuste es la rentabilidad, con el objeto de consolidar la posición en el mercado y dar mayor eficiencia a los procesos. En ese punto, Verdier añade que otro factor del programa es el aportar continuidad en la demanda, algo que “vamos monitoreando para que la empresa no se desborde por una demanda excesiva y tampoco se vea afectada por una discontinuidad que, en función de esos vaivenes, la llevaría a elevar el precio para cubrir la época de demanda baja. Tratamos de que sea sostenido en el tiempo, con un crecimiento paulatino, que sea manejable para la compañía”.

“La previsibilidad en nuestro sector –asiente Romero- es lo más deseable, con una demanda estable uno puede programar y cumplir con las entregas. Es cierto que con este desarrollo de YPF llegamos a construir muchos equipos y asumimos compromisos muy grandes, pero lo que hace SUSTENTA es humanizar un poco más la relación cliente-proveedor, para comprender que hay aciertos y también problemas que se pueden resolver si trabajamos en conjunto. Esta apuesta al desarrollo tiene que ser reconocida, a su vez nosotros acompañamos el proceso productivo del país no por locos sino porque estamos convencidos de que la ecuación energética del país tiene que cambiar y esta región va a crecer de la mano de YPF y de todas las demás operadoras”. “La salida más rápida –interviene nuevamente Verdier- es hablar del `costo Comodoro´ y creer que es inviable, pero éste es un caso de éxito, en el que intervienen distintas ramas de actividad y prueba que se puede producir. Tenemos que aprender de estos casos y replicarlos”.

La alusión a la calidad de procesos y especialización en las tareas resulta casi una obviedad en la charla, pero además de la certificación de Normas ISO y el conocimiento Romero menciona el elemento diferenciador que es “la presencia en la región”, lo que permite una posibilidad de respuesta y conocimiento in situ que compensa lo que en otros ítems puede resultar negativo en cuanto a distancias de grandes centros y los mayores costos que ello implica.

Más tecnología y mayor demanda de trabajo

La firma inauguró, con la presencia de los funcionarios nacionales y provinciales, la ampliación de su planta, que ha sumado 500 metros cuadrados, para el aprovechamiento de la fuerte inversión en equipos, entre los que se destaca un sistema de soldadura automatizado, a partir de las funciones de un brazo robótico que actúa sobre un virador automático: “esta inversión es producto de la demanda de YPF y algo para destacar es que las innovaciones tecnológicas que realizamos no reducen personal, al contrario: se incrementa porque se requiere más gente para acompañar el crecimiento productivo”, afirma el empresario. Además del aumento en superficie, también se ha elevado la capacidad de izaje en el interior del taller, logrando hasta 11 metros libres, lo que posibilita la producción de equipos de gran porte, como el equipo de sepración “Free Water” recientemente entregado y otros proyectos que superan las limitaciones iniciales. Entre estos, la perspectiva de una futura producción de torres eólicas aparece entre las posibilidades de diversificación, “porque no pensamos en los próximos dos o tres años, sino que nos proyectamos a 15 a 20 años: es el modo en que nos manejamos como empresa y lo que nos permitió crecer y desarrollarnos, hasta ser hoy el principal proveedor de equipos de presión para YPF”.