Sala de prensa

Noticias

Volver


28.12.2015

La Refinería La Plata cumplió 90 años

Un lugar emblemático para YPF

Se cumplieron 90 años de la inauguración y puesta en funcionamiento de la Refinería La Plata. Un lugar emblemático para YPF que vio pasar varias generaciones de trabajadores, personas que dejaron su huella para la producción de naftas y otros derivados del petróleo que aportaron energía a la región, la provincia y el país.

La historia cuenta que las obras para la construcción de la ´Destilería´ se iniciaron el 14 de enero de 1925, y la inauguración oficial fue el 23 de diciembre de ese año. Al acto concurrieron el entonces director general de YPF, ingeniero Enrique Mosconi, el presidente de la Nación, Marcelo Torcuato de Alvear, y el gobernador bonaerense, José Luis Cantilo.

Las primeras plantas que se pusieron en funcionamiento fueron la Unidad de Destilación Primaria, la Usina de producción de vapor, la Casa de Bombas y, poco tiempo después, la Planta de Refinación de Kerosene.

A comienzos de los años '30 los productos de /enzaron a competir en igualdad de condiciones con los importados, lo que generó confianza entre los consumidores del mercado local e internacional. Y los avances tecnológicos permitieron el ingreso de YPF al mercado de los aceites lubricantes. En 1937 comenzó a funcionar una Unidad Combinada, compuesta por las plantas de Topping, Cracking y Polimerización. Por entonces, el procesamiento anual alcanzó el 1.400.000 m3 de petróleo y 380.000 m3 de producción de naftas.

Quince años después de inaugurada la Destilería, la realidad exhibía evidentes señales positivas: de 2.000 toneladas de crudo procesadas por día en 1925 se pasó a 5.000, y de solo cuatro productos que se elaboraban al comienzo (nafta, kerosene, aero-nafta y fuel oil) se llegó a 170, incluyendo disolventes, lubricantes líquidos, parafinas y asfaltos, entre otros.

En 1947, con la puesta en marcha de la Unidad de Destilación Primaria III, la Destilería elevó su capacidad de procesamiento a 7.800 m3 por día. En marzo de 1950 entró en operación la Unidad de Topping IV y un año más tarde la nueva Planta de Destilación Primaria.

La Destilería tuvo un nuevo e impactante impulso en el bienio 1954/55 con la Planta de Despacho de Subproductos, los Topping A y B, Polimerización Catalítica, Cracking térmico, Fraccionamiento de Nafta, Cracking Catalítico y Alkilación.

Para los historiadores de la zona y viejos empleados de YPF, la puesta en marcha de estas instalaciones representó, para el colectivo de trabajadores, el inicio de la nueva Destilería.

1955 fue un año crucial: se incorporó la Planta de Cracking Catalítico, lo cual permitió lograr un combustible de gran calidad destinado al mercado de la aviación y abastecer con ese tipo de nafta a todo el país y Uruguay. Dos años más tarde, la Refinería alcanzaba los 17.000 m3 diarios, se erigía como la segunda en importancia en América del Sur y una de las más grandes del mundo.

Crecimiento

El ritmo de crecimiento continuaba sin pausas. En 1960 se terminó la construcción de la Planta de Despacho de Petróleo y comenzó a operar la nueva Unidad de Topping IV, que procesaba 3.000 m3 por día de petróleo crudo, un aumento del 20 por ciento en la capacidad de elaboración de la Destilería.

En 1972, la Destilería era la mayor y más moderna del país: transformaba más de la mitad del petróleo que procesaba YPF en combustibles, lubricantes y asfaltos, poseía una capacidad de 30.500 m3 diarios, y contaba con más de veinte unidades de elaboración y terminación de productos.

En 1973 comenzó la construcción del Complejo de Dodecilbeceno (DDB), lo cual marcó la incursión de la Destilería en el área de procesos petroquímicos. Al poco tiempo concluyó la construcción de la Planta de Topping D (gemela a Topping C), equipada para procesar 12.000 m3 de crudo por día.

La compañía en general, y la Destilería en particular, continuaban con un proceso de crecimiento en la producción y la distribución de productos derivados del petróleo que apuntalaba el abastecimiento del país y de otras naciones del continente.

Al cumplir 50 años de su creación, el 23 de diciembre de 1975, la Destilería procesaba diariamente más de 35.000 m3 de petróleo, con los cual se constituyó en un actor fundamental y de gravitación socio-económica para la región. Por esos años, la Refinería de La Plata procesaba el 52 por ciento del total del crudo de la compañía y producía el 40 por ciento del combustible que se consumía en el país.

Con el objetivo de aprovechar aún más el petróleo crudo, a fines de los ’80 se inició el proyecto para la construcción de una nueva Planta de Coque que permitiría un aumento en la capacidad de procesamiento en 3.600 metros cúbicos diarios. El crecimiento se prolongó –de manera cíclica- hasta los ‘90, época en la cual se inicia un proceso de reestructuración que modificó su conformación empresaria.

Con más proyectos, la Refinería de La Plata sigue escribiendo su historia.