YPF

Energía YPF

30.08.2013  | CRONISTA | Dolores Ayerra

YPF-Chevron: Galuccio dijo que no hay cláusulas secretas y el plan arranca hoy

Tras los graves incidentes en Neuquén, el titular de YPF salió a defender públicamente las inversiones en Vaca Muerta. Aseguró que no hay cláusulas secretas y que son un "mito”

El presidente de la estatizada YPF, Miguel Galuccio, aseguró que el millonario y cuestionado– contrato que firmó con la gigante estadounidense Chevron para explotar en conjunto hidrocarburos en Vaca Muerta, la formación no convencional ubicada en Neuquén, no tiene “cláusulas secretas” de ningún tipo y confirmó que a partir de hoy el plan entra en funcionamiento (con la publicación en el Boletín Oficial del acuerdo aprobado por la Legislatura de Neuquén entre YPF y la provincia). El ejecutivo brindó ayer una conferencia de prensa en la torre que la petrolera tiene en Puerto Madero junto a su par Ali Moshiri, titular de Chevron para África y América Latina, para responder dudas y explicar detalles ya difundidos del convenio, en medio de la incertidumbre y los reproches que despertó en distintos sectores la estricta privacidad del pacto, que aún sigue vigente.

Desde que el 16 de junio firmaron el contrato, ayer fue la primera vez que las autoridades de ambas firmas salieron a hablar públicamente del plan. Eligieron hacerlo un día después de que la Legislatura de Neuquén aprobara un paso previo y esencial para dar curso a las inversiones pactadas (la extensión por 35 años de las concesiones que YPF tiene en dos áreas de Vaca Muerta), hecho que generó marchas y protestas en contra, con graves incidentes en esa provincia que incluyeron hasta un herido de bala.

En lo que fue casi la única alusión, durante la hora y media que se extendió el encuentro, a los violentos sucesos, Galuccio arrancó la conferencia lamentando: Hubiera querido que hoy sea un día de celebración para el país por el hito que significa la transformación de los recursos no convencionales en producción. Y, aunque admitió que respeta las diferencias” de quienes critican el contrato, aseveró que la realidad es que la Argentina necesita poner en valor sus recursos cuanto antes. En este sentido, el directivo reconoció que el Gobierno enfrenta “un déficit energético serio y advirtió la urgencia en resolverlo. Si no se hace algo hoy la situación en el futuro va a empeorar, estimó. El ex Schlumberger justificó el proyecto con Chevron como un paso que apunta a reemplazar la inversión de u$s 9.300 millones que el país destina a la importación de gas y combustibles, por dólares que vienen para producir recursos naturales propios.

Después de repasar los principales lineamientos del plan que ya habían sido presentados hace un mes, Galuccio descartó algunas de las críticas planteadas (sobre todo por sectores políticos de la oposición), que a su criterio calificó como “mitos”. Entre ellos, enumeró el punto de las “cláusulas secretas. El contrato solo es confidencial en algunos aspectos en cumplimiento de las normas que se aplican a una sociedad privada y abierta que cotiza en bolsa, como es YPF. En ese sentido, señaló que la inversión de la estadounidense en la operación es a riesgo y se repaga con el 50% de las utilidades que arroje el proyecto. YPF no depositará ningún dólar como garantía, rebatió. Galuccio refutó también a quienes afirman que el acuerdo es una entrega de la soberanía al entender que soberanía significa producción, para evitar importar combustible que enriquece a los que lo producen a fuera y no trae ningún trabajo al país”.

Al desplegar una presentación titulada Mitos y Realidades, desmintió que la petrolera estadounidense invierta pesos que ya tiene en el país. Toda la inversión se realizará con dólares que Chevron ingresará al país a través del Mercado Único y Libre de Cambios, informó y sobre este punto aclaró: al tipo de cambio oficial, para decirlo en criollo. Sobre la cuestión medioambiental uno de los puntos más cuestionados, aseveró que las operaciones cuentan con todos los mecanismos de seguridad medio ambiental y que las fracturas hidráulicas que se realizarán no comprometerán a las napas de agua, que se encuentran a dos kilómetros por debajo de la zona de trabajo.

Ir a la nota publicada

Otras noticias destacadas