YPF

Energía YPF

30.08.2013  | PÁGINA 12 | Fernando Krakowiak

Cartas sobre la mesa para refutar críticas

Desmintió que Chevron no vaya a traer dólares del exterior, que se le garantice un aumento del precio de combustibles, que va a tener ganancias extraordinarias y que no asume riesgos. Reconoció que el acuerdo se rige por leyes de Nueva York y Argentina

El titular de YPF, Miguel Galuccio, ofreció ayer más detalles del acuerdo con Chevron al refutar una serie de cuestionamientos formulados por políticos de la oposición. En una conferencia de prensa que brindó junto a Ali Moshiri, su par para América latina y Africa de la corporación estadounidense, el ejecutivo entrerriano aseguró que Chevron no invertirá en Vaca Muerta pesos que ya tiene en el país por ganancias de otras operaciones, sino 1240 millones de dólares que traerá del exterior al cambio oficial. Aclaró que no se ofrecieron garantías en cuanto a los precios que tendrá el combustible y que las ganancias no serán extraordinarias, pues estima que la firma con sede en California recién recuperará el desembolso inicial a partir del noveno año. Remarcó que es una operación de riesgo, porque la inversión sólo se repagará con el 50 por ciento de las utilidades del proyecto y dejó en claro que YPF no depositará ningún dólar en el exterior para darle una garantía adicional a su socio extranjero. Lo que reconoció Galuccio es que el acuerdo se rige por leyes de Nueva York y Argentina y, en caso de un eventual conflicto, el arbitraje será en la Cámara de Comercio Internacional de París. De este modo, buscó dejar en claro que no existe ninguna cláusula secreta, aunque dijo que las sociedades anónimas que cotizan en Bolsa tienen pautas de confidencialidad, dando a entender que no difundirá una copia del acuerdo.

Un día después de que la Legislatura neuquina aprobó la extensión de una de las concesiones de YPF en Vaca Muerta dándole luz verde al desembarco de Chevron en esa área, Galuccio convocó a periodistas en la sede que YPF tiene en Puerto Madero para dar más detalles sobre el contrato que entrará en vigencia hoy. "Hubiera querido que sea un día de celebración para todo el país, ya que hemos trabajado muy duro para el cumplimiento de lo que nosotros consideramos en YPF un hito muy importante, que es poner en producción nuestros recursos no convencionales para dar un impulso tanto a la industria como a la Argentina", aseguró al comenzar su exposición.

Galuccio reconoció que el escenario energético del país es difícil. "En Argentina tenemos un déficit energético que es serio y si no hacemos algo hoy, la situación en el futuro va a empeorar", sostuvo sin eufemismos, pero remarcó que el desarrollo de los recursos no convencionales servirá para revertir ese cuadro. De hecho, dijo que acuerdos como el que YPF firmó con Chevron serán claves porque le permitirán al país incrementar la producción y dejar de ser importador de energía. "Yo respeto las manifestaciones de aquellos que tienen diferencias con este acuerdo. Sin embargo, hoy quiero manifestar que la Argentina necesita poner en valor sus recursos porque los recursos que traemos de afuera al final del día no dejan nada, mientras que las inversiones que traemos de afuera dejan trabajo y bienestar", aseguró.

El ex ejecutivo de Schlumberger dio luego cifras sobre el potencial del shale en el país y buscó refutar los principales cuestionamientos que recibe por parte de grupos ambientalistas. Lo que hizo fue mostrar un cuadro con los "mitos" y las "realidades" en torno del shale. Primero negó que la estimulación hidráulica ponga en riesgo las napas de agua al resaltar que los hidrocarburos están dos kilómetros más abajo que los acuíferos y las cañerías se sellan con cemento para evitar filtraciones.

Luego negó que las técnicas de fracturación comprometan el abastecimiento de agua. "En Neuquén se utilizará el 0,1 por ciento del caudal de los ríos frente al cinco por ciento utilizado en riego y consumo humano", remarcó. El tercer punto consistió en refutar que el fracking requiera cientos de químicos peligrosos. "Se utilizan sólo de 3 a 12 aditivos en muy bajas concentraciones", sostuvo. A su vez, desmintió que el shale esté prohibido en casi todos los países. "Sólo fue prohibido en Francia, donde hay un gran desarrollo de la energía nuclear, y en Bulgaria, que no tiene ningún antecedente en la performación de este tipo de pozos", dijo.

Galuccio negó además que el acuerdo con Chevron incluya cláusulas secretas, pero defendió la confidencialidad que preservan las sociedades anónimas, aún bajo control estatal. "Cada vez que patentamos una tecnología en YPF se mantiene como algo privado en la compañía porque nos genera una diferencia con respecto a nuestros competidores", sostuvo para ejemplificar sobre las ventajas que supone la confidencialidad.

Ir a la nota publicada

Otras noticias destacadas