YPF

Energía YPF

07.12.2013  | LA VOZ DEL PUEBLO

Para saber más sobre el fracking

El tresarroyense Juan Pablo Sabatini es licenciado en Geología y desde 2012 se desempeña en la empresa Geopark Limited, en la capital federal. Tiene 48 años y una amplia experiencia en su profesión. Aseguró que la posibilidad de contaminación del agua dulce con esta práctica "es muy baja"

El licenciado en Geología, Juan Pablo Sabatini, señaló en una entrevista con este diario que "desde mi punto de vista la posibilidad de desarrollo de un proyecto no convencional en la cuenca de Claromecó es algo muy lejano". Sabatini es tresarroyense, tiene 48 años y posee una experiencia extensa en esta actividad. Integra la empresa Geopark Limited, en la capital federal.

Características

Al describir los reservorios convencionales, indicó que "para que una roca sea capaz de almacenar y producir hidrocarburos (gas y/o petróleo) debe tener determinadas características (propiedades petrofísicas) entre las cuáles se destacan la porosidad y la permeabilidad". Si bien se trata de una explicación técnica, adquiere interés para conocer el perfil que debe tener el lugar donde se proyectan exploraciones. Dijo que "la porosidad es la capacidad que tiene una roca de poder almacenar fluidos, depende de la relación entre los espacios porales y los granos que constituyen la roca".

En tanto, "la permeabilidad es la capacidad de una roca de permitir el flujo de los fluídos que contiene, para ello los poros que están en esa roca tienen que estar conectados, ya que si no lo están su capacidad de flujo es muy baja". Durante gran parte de la historia del petróleo, los yacimientos que se exploraron fueron llamados "convencionales". Pero con los avances en la tecnología aplicada a la industria petrolera (técnicas de perforación, evaluación y extracción de hidrocarburos) se fue desarrollando una nueva industria que es la llamada reservorios no convencionales. "Este término involucra a diferentes rocas que presentan como característica más destacada su baja a muy baja permeabilidad", explicó y agregó que "dentro de este grupo de reservorios se destacan Tight Sand y Shale Oil-Gas".

Sabatini señaló que en los reservorios llamados Tight "se presentan especialmente areniscas con muy baja permeabilidad".

En los Shale Oil-Gas, "la roca madre (que generó el hidrocarburo) y la roca productora son la misma". Constituyen "arcillas que tienen valores de permeabilidad mucho más bajos que los anteriores. Su capacidad para dejar que los fluídos que hay en ella puedan desplazarse es muy baja a nula". Para poner en producción reservorios de tales características "se requiere de técnicas de estimulación especiales, que logran aumentar en forma artificial la permeabilidad de estas rocas. La técnica que más se utiliza es la conocida como estimulación o fractura hidráulica (fracking), que consiste en bombear agua, aditivos químicos y arena artificial a alta presión con el objetivo de provocar fracturas en estas rocas, para permitir que el gas y/o los fluidos que están almacenados en ella puedan moverse y ser extraídos".

El licenciado en Geología sostuvo que en forma previa a la fractura hidráulica, "el pozo perforado se encuentra generalmente entubado con un caño de acero hasta el fondo del mismo, y la arena con el agua de la fractura entra en contacto con la formación por medio de pequeños agujeros (punzados) que se efectúan en el caño para que la fractura se direccione en la parte de la roca que los geólogos e ingenieros consideren más adecuada, tanto desde el punto de vista petrofísico como de contenido de hidrocarburos". Entre otras apreciaciones, dejó en claro que "está técnica de fracking no es exclusiva de reservorios no convencionales. Se utiliza desde hace décadas en reservorios comunes. De hecho, en la cuenca Austral dónde trabajo desde hace varios años la utilizamos frecuentemente para fracturar arenas y tobas (rocas de origen volcánico)".

Dependencia

Los hidrocarburos son una fuente de energía no renovable y más allá de las nuevas alternativas para abastecer la demanda, se mantiene una dependencia elevada de este recurso. Sabatini afirmó que "en nuestro país el 35 por ciento de la oferta interna de energía primaria se obtiene del petróleo y el 51 por ciento a partir del gas natural".

La necesidad de hidrocarburos y las nuevas técnicas de perforación, evaluación y terminación de los pozos "han determinado que este tipo de reservorios sean hoy una realidad que posibilita a muchos países tener la posibilidad de incorporar gran cantidad de reservas de gas/petróleo y lógicamente tener una nueva forma de inserción internacional en pos de romper con la dependencia energética".

El agua

En su análisis, observó que "los problemas ambientales se presentan cada vez con mayor complejidad, en particular al entrar en juego las crecientes vinculaciones entre el medio ambiente y el desarrollo económico de una región y/o país". Y puso de manifiesto que "mi opinión personal es que el riesgo de una posible contaminación de las fuentes de agua dulce (acuíferos de agua dulce) a causa de la utilización de esta técnica o la posterior producción es muy baja".

Sobre este aspecto, dijo que "cuando se realiza la perforación de un pozo, una vez que se pasa la profundidad de todos los acuíferos probados y posibles se realiza un perfilaje eléctrico para determinar su ubicación y características y luego de esto el pozo se entuba con cañería de acero y se cementa hasta la superficie quedando todas las zonas arenosas con agua, aisladas de posibles contaminaciones".

Sabatini planteó que "en aquellos lugares que hubo algún tipo de contaminación mi opinión es que se debe a malas planificaciones de ingenieria de pozos asociado a un deficiente o nulo control y acción reguladora por parte del Estado y/o las instituciones responsables".

Del mismo modo, describió el tratamiento que se brinda a entre el 25 y el 75 por ciento de fluido de fracturación inyectado que vuelve a la superficie; "estas aguas residuales son almacenadas en estanques a cielo abierto excavados en la tierra y revestidos con material impermeable (open pits), tratadas y reutilizadas o inyectadas a alta presión en formaciones rocosas profundas", sostuvo.

Regulación

El profesional tresarroyense expresó que "la protección del medio ambiente es un derecho y una obligación que tenemos todos los ciudadanos, pero para poder lograr en una región un mayor bienestar socio-económico creo que no tenemos que negarnos al posible desarrollo de ciertas actividades económicas".

Para ello, entiende que debe contarse con "un marco regulatorio muy estricto en medio ambiente y fundamentalmente una participación activa y efectiva del Estado, fortaleciendo las instituciones responsables con profesionales idóneos que protejan y defiendan nuestros derechos a un medio ambiente sano y equilibrado".

Además subrayó que "la exploración y explotación de Hidrocarburos debe ser entendida dentro de una matriz productiva que implique cómo y para qué se va a desarrollar determinada actividad. En otras palabras, democratizar la energía, convertirla en un derecho de la población dónde puedan generarse instancias de participación y de control para tener la posibilidad de decidir cuál es el rumbo energético de una región".

Cuenca Claromecó

Por otra parte, se refirió al potencial de la cuenca Claromecó. "Desde mi punto de vista la posibilidad de desarrollo de un proyecto no convencional en la cuenca de Claromecó es algo muy lejano".

Finalmente, argumentó que "todo lo que tenga que ver con la exploración/desarrollo de este tipo de reservorios implica una gran cantidad de estudios previos, desde tener identificada la roca madre, conocer su estructura, espesor, desarrollo areal, cálculos volumétricos (que llevan a la factibilidad económico-financiera del proyecto), propiedades físicas y químicas de las rocas tales como porosidad, permeabilidad, estudios de facies y estratigráficos, porcentaje de materia orgánica, madurez termal, índices de fracturamiento de la roca, contenido/evidencia de hidrocarburos, etc.".

Ir a la nota publicada

Otras noticias destacadas