YPF

Energía YPF

12.11.2013  | Financial Time | Benedict Mander

La exploración comienza en la formación Vaca Muerta

El árido semidesierto que cubre la mayor parte de Mendoza, oculta una de las grandes riquezas no explotadas no sólo de la provincia, o incluso del país – sino del mundo.

La gigantesca formación de shale en Vaca Muerta, que en inglés significa Dead Cow, es uno de los prospectos más comentados de la industria global del petróleo y gas, con el potencial de atraer inversores a la región para los próximos años.

De acuerdo a la US Energy Information Administration, Vaca Muerta es el hogar de la cuarta reserva de shale oil más grande del mundo y la segunda en materia de shale gas.

Mientras se perforan pozos preliminares en la provincia vecina de Neuquén, luego de que Chevron, la compañía norteamericana, firmara un acuerdo por 1240 millones de dólares, la parte de la formación correspondiente a Mendoza – que representa hasta un tercio del total – casi no se ha tocado.

Se espera que esto cambie durante la próxima década si se pueden superar una serie de desafíos geológicos, técnicos y financieros – principalmente la necesidad de asegurar los miles de millones de dólares que se necesitan.

Pero con Argentina excluida de los mercados de capitales desde el default de 2001, YPF, la empresa estatal de energía, tiene que confiar en la tarea de crear Joint Ventures con inversionistas extranjeros.

Aparte de la oferta de Chevron, y otras inversiones menores de la norteamericana Dow y la alemana Wintershall – el interés ha sido limitado. Las esperanzas de una inversión por parte de Bridas, la compañía argentina cuya mitad la posee la china CNOOC, todavía no se ha materializado.

Otras cuestiones comunes planteadas incluyen la alta inflación, impuestos a la exportación, limitaciones a la importación de bienes y servicios, las restricciones al derecho de remitir ganancias al exterior en dólares, altos costos laborales y la carencia de mano de obra calificada, de acuerdo a José Valera, líder en petróleo y gas en Mayer Brown, una firma de abogados de Houston.

Alejandro Bulgheroni, el inversor cuya familia es propietaria de la otra mitad de Bridas, explica que la reducción de costes operativos es fundamental para permitir que Vaca Muerta compita con proyectos similares en otras partes del mundo. Por ejemplo, el costo de un pozo de shale en los EEUU es de 3 millones de dólares, mientras que en Argentina está entre 7 – 8 millones de dólares.

“Se necesitan grandes inversiones y varios años de trabajo para que esto se haga realidad”, dijo Bulgheroni en una reciente conferencia de energía en Buenos Aires.

Otras noticias destacadas