YPF

Energía YPF

07.03.2015   

El shale y el medioambiente

Los hidrocarburos no convencionales se caracterizan por su método de extracción, que requiere de una inyección de agua a presión para abrir microfisuras en la roca que permitan el movimiento del gas o petróleo. Diversas asociaciones ambientalistas ponen en duda lo sustentable del sistema “fracking”, pero los especialistas petroleros descartan que tenga un impacto ambiental distinto al del petróleo convencional.

En cuanto a las fisuras que produce la estimulación hidráulica, en la Argentina la mayoría de las rocas generadoras de hidrocarburos se encuentra a no menos de 2.500 metros bajo la superficie. Los acuíferos para agua de uso doméstico por lo general se encuentran a menos de 300 metros por debajo de la superficie, separados de las formaciones generadoras de hidrocarburos por numerosas formaciones impermeables. No existe ningún trayecto físico entre las formaciones de esquistos y los acuíferos. Por lo tanto, la posibilidad de contacto es casi imposible. De modo que la inyección de agua a alta presión no produce contaminación de acuíferos de agua potable.

 

El agua de la estimulación hidráulica que retorna a la superficie, y la que eventualmente produce luego el pozo, en ningún caso se vierte a un cauce de agua natural ni se libera al medio ambiente.

Ir a la nota publicada

Otras noticias destacadas