YPF

Energía YPF

29.08.2014  | PÁGINA 12

A Vaca Muerta directo desde Malasia

El proyecto inicial prevé una inversión conjunta de 550 millones de dólares, de los cuales Petronas aportará 475 millones.

​​La petrolera YPF firmó ayer con su par malaya Petronas un acuerdo para desarrollar hidrocarburos no convencionales en la formación Vaca Muerta. En su primera etapa de tres fases anuales, el proyecto prevé el desarrollo de un piloto de shale oil en el bloque La Amarga Chica, en la provincia de Neuquén, con una inversión conjunta de hasta 550 millones de dólares, de los cuales Petronas aportará 475 millones. “En línea con nuestro Plan Estratégico y con el buen desarrollo que estamos realizando en Loma Campana, nos parece una enorme oportunidad para YPF y para el país sumar a Petronas como socio estratégico”, aseguró el presidente de YPF, Miguel Galuccio, tras la firma del acuerdo en Kuala Lumpur. La empresa informó además que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner mantuvo una comunicación telefónica con el primer ministro de Malasia, Najib Tun Razak, en la cual intercambiaron información sobre los alcances del nuevo proyecto. La iniciativa es clave no sólo por lo que representa para el sector petrolero, sino porque el anuncio se produce en medio del conflicto con los fondos buitre.

El acuerdo es para trabajar en un área de 187 kilómetros cuadrados ubicada en el bloque La Amarga Chica, al nordeste de Loma Campana, en Neuquén. YPF será el operador del área y cederá una participación del 50 por ciento del título de concesión de explotación sobre el bloque. Galuccio informó ayer que el plan piloto se iniciaría en el primer trimestre de 2015, una vez rubricados los documentos definitivos y cumplidas ciertas condiciones precedentes relacionadas con la titularidad del área, el plazo de concesión y el marco impositivo aplicable al proyecto. Durante esa primera etapa se perforarán más de 30 pozos, incluyendo tanto verticales como horizontales. Luego las empresas evaluarán, en función de los resultados esperados, la continuidad del proyecto en modo factoría, lo que conllevaría una inversión superior a los mil millones de dólares en los primeros cinco años.

YPF adelantó además que ambas compañías evaluarán ampliar la asociación estratégica a otras áreas exploratorias con potencial para recursos no convencionales. “Estamos poniendo en producción un recurso que puede cambiar el futuro energético de nuestro país. La actividad no convencional requiere de una gran inversión de capital y de un fuerte desarrollo de recursos humanos y de tecnología, y esta asociación representa un nuevo respaldo para esta actividad liderada por YPF, y especialmente a la enorme potencialidad que tiene el país. Este acuerdo significa más trabajo, más ingresos y más producción para Neuquén”, remarcó Galuccio. Por su parte, su par de Petronas, Tan Sri Dato’ Shamsul Azhar Abbas, consideró: “Estamos muy contentos de celebrar nuestra entrada en el shale oil a través de esta asociación con YPF en La Amarga Chica. Vemos a Neuquén como una zona muy prolífica, con gran potencial de crecimiento que seguramente beneficiará enormemente a la Argentina”.

Por su parte, el gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, se mostró optimista con el nuevo acuerdo alcanzado por YPF con la empresa Petronas, a cuyo presidente recibió junto a Miguel Galuccio en febrero: “Vamos a trabajar junto a la Nación e YPF para dar cumplimiento a las condiciones precedentes necesarias para la concreción de este nuevo acuerdo para el desarrollo de los recursos no convencionales en nuestra provincia”, afirmó Sapag. “Estamos convencidos de que este nuevo acuerdo va a generar más inversión, más fuentes de trabajo y más recursos para la provincia de Neuquén, como viene ocurriendo en estos dos últimos años. Esto es lo que el país y nuestra provincia necesitan”, agregó el mandatario neuquino.

La Amarga Chica es un área de mucho potencial, donde YPF empezó a pisar fuerte hace unos cinco años. En noviembre de 2009, el gobierno de Neuquén licitó una serie de áreas petroleras entre las que se encontraba La Amarga Chica. En junio del año siguiente le adjudicó el bloque a una Unión Transitoria de Empresas integrada por YPF, Petrolera Argentina SA y la compañía provincial Gas & Petróleo. El 19 de agosto de ese mismo año, dos meses después de la firma del contrato, Petrolera Argentina, propiedad del empresario Miguel Schvartzbaum, le transfirió a YPF el 24,1 por ciento de su participación en la sociedad. A partir de entonces, YPF quedó con el 70 por ciento, Petrolera Argentina con un 20 por ciento y Gas & Petróleo con el 10 por ciento restante.

El 7 de noviembre de 2011, YPF –que todavía estaba en manos de Repsol– sorprendió al anunciar el descubrimiento de 927 millones de barriles equivalentes de petróleo no convencional en el yacimiento Loma La Lata de Neuquén, dentro de la formación Vaca Muerta. Ese día reveló también que había delineado una nueva área productiva de 502 kilómetros cuadrados en La Amarga Chica, bloque que a partir de entonces se revalorizó de manera notable.

Cuando Galuccio se hizo cargo de YPF, en mayo de 2012, ordenó un relevamiento de todas las áreas potencialmente importantes, y La Amarga Chica quedó dentro de ese grupo. Por lo tanto, se comenzó a negociar con Petrolera Argentina para comprarle su parte. El acuerdo se cerró en abril del año pasado, luego de que YPF se comprometió a desembolsar 40,6 millones de dólares.​

​​​

Ir a la nota publicada
​​

​​​

Otras noticias destacadas