Mega obra en Mendoza

Se trata de dos plantas que permitirán producir combustibles de mayor calidad
22.05.2013 00:00hs.

Las dos nuevas plantas de hidrotratamiento de gasoil y naftas en el Complejo Industrial Luján de Cuyo (CILC), Mendoza, permitirán producir combustibles con bajo contenido de azufre, más limpios y de mejor calidad.

Se trata de la obra más grande en los últimos 25 años en esa refinería y demandó una inversión de más de 2.600 millones de pesos.

El miércoles 12, en un acto junto a la presidenta de la Nación, Cristina Kirchner, se celebrará además el primer año de la nueva gestión que se inició el 7 de mayo de 2012, luego de la recuperación del paquete mayoritario de acciones de YPF por parte del Estado Nacional.

La obra se compone de dos proyectos de gran magnitud. Una Planta de Hidrotratamiento de gasoil y una de naftas y dos proyectos complementarios, una unidad de Blending de gasoil y un nuevo Sistema de Alivio a través de la Antorcha, que se construyeron para que las dos unidades primeramente mencionadas puedan operar. Para esta obra sin precedentes trabajaron más de 2.000 personas en forma directa. El proyecto fue gestionado en equipo por la Dirección de Ingeniería y Refino, teniendo como contratista principal a AESA.

El complejo mendocino es la refinería con mayor conversión de la Argentina y tiene una capacidad de refinación de 105.500 barriles de crudo por día. Allí se elaboran todos los productos que YPF comercializa en el país.

Combustible más limpio

En cuanto a las plantas, la unidad de Hidrotratamiento de gasoil (HDSIII) permitirá desulfurizar 2.640 m3 diarios de gasoil, obteniendo un producto final con azufre inferior a las 10 ppm (partes por millón). El proceso da como resultado un combustible más limpio y de mejor calidad, que reducirá las emisiones generadas por los vehículos que consuman el nuevo combustible y otorgará mayor vida útil a los motores.

Asimismo, HDS III está acompañado de una nueva Unidad de Hidrógeno e instalaciones complementarias, necesarias para atender la demanda de las unidades principales que hidrotratarán el gas oil y las naftas del complejo.

Sólo estas plantas demandaron una inversión que alcanzó los 878 millones de pesos, con más de 700 personas empleadas de forma directa.

La unidad de Hidrotratamiento de Naftas tiene la capacidad de desulfurizar 1450 m3 diarios de naftas procedentes de la unidad de Craqueo Catalítico, permitiendo así elaborar naftas con especificaciones más exigentes en materia ambiental (50 y 150 ppm en naftas grado 3 y 2 respectivamente), adecuando los productos de YPF a las nuevas tecnologías de motores nafteros.

Esta obra requirió una inversión de 998 millones de pesos, significó el montaje de más de 1750 toneladas de equipos y cañerías, donde se emplearon más de 900 personas.

Con respecto a los proyectos complementarios, se trata de la Unidad Blending de gasoil, que requirió la construcción de tres nuevos tanques de almacenamiento con una capacidad total de 54.000 m3. Demandó una inversión que alcanzó los 405 millones de pesos, empleando a más de 250 personas en forma directa, que representaron 400.000 horas hombre trabajadas.

Las nuevas unidades de proceso del CILC demandaron la instalación de un nuevo sistema de alivio a través de la Antorcha. La inversión fue de 338 millones de pesos, se movilizaron más de 130 toneladas de equipos, se emplearon a 480 personas que significaron 730.000 horas hombre trabajadas.