Inaguración de planta en La Plata

La Presidenta de la Nación participó del evento
09.08.2012 18:00hs.

Galuccio anunció una fuerte reducción de las importaciones de combustibles. La nueva unidad demandó una inversión de más de 1.400 millones de pesos, la más importante de los últimos 15 años en el sector de refino en el país. La Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, inauguró hoy la nueva planta de Hidrodesulfuración de gasoil (HTG B), en el Complejo Industrial La Plata. En el acto, que contó con la presencia de gobernadores y distintas autoridades nacionales, provinciales y municipales, el CEO de YPF describió los detalles de la obra y anunció algunos de los logros obtenidos en los tres meses de su gestión. “Con la puesta en marcha de esta planta, concretamos un avance importante en materia tecnológica y medioambiental, y estamos dando un paso muy grande en adecuarnos a las normativas de los mercados mundiales más exigentes”, indicó Miguel Galuccio. Galuccio resaltó los logros alcanzados en materia de downstream. “Del 83% en que venían operando nuestras refinerías, hoy pasaron a funcionar en su capacidad plena, al 100 por ciento de utilización, con altos rendimientos, casi superando niveles históricos de productos terminados”, dijo. La compañía también registró una importante reducción en los niveles de importación para el primer semestre de 2012 con respecto a igual período del año anterior. Por ejemplo, se redujo el 54% la importación en gasolinas, con un ahorro de 33 millones de dólares para la balanza comercial de país, y un 20% en combustible JET. “Logramos incrementar el 49% la producción de combustibles para la generación de energía eléctrica. Lo que representa un ahorro total en divisas por sustitución de importaciones superior a los 180 millones de dólares”, remarcó el presidente y CEO de YPF. La planta de Hidrodesulfuración La mega unidad productiva permitirá elaborar 1.750 millones de litros anuales de gasoil con bajo contenido de azufre, lo que constituye un hito para la producción local: la reconversión de gasoil común (con 1.500 partes por millón de azufre, ppm) en gasoil con 500 ppm. En el corto plazo, además, logrará también otro avance importante: producir local y sostenidamente Euro Diesel, el gasoil con mayor calidad del país, con un valor de azufre de 10 ppm. La producción masiva de combustible con bajo contenido de azufre, más limpio y de mejor calidad, permitirá dar cumplimiento sostenido y sustentable a la resolución de la Secretaría de Energía, que entró en vigencia el 1° de julio y que obliga a las empresas petroleras a ofrecer en la Capital Federal, el gran Buenos Aires y todas las capitales provinciales un gasoil grado 2 con un contenido máximo de azufre de 500 ppm, con el objetivo de mejorar de manera sensible la calidad del aire de los grandes centros urbanos. El nuevo combustible trae además un beneficio específico para el mercado automotriz. No sólo reduce las partículas tóxicas emitidas por los vehículos que consumirán el nuevo combustible, sino que, a su vez, otorga mayor vida útil a los motores. La nueva planta HTG B tendrá un impacto logístico de envergadura para el país, ya que la producción local sostenida permitirá a la compañía desarrollar una estructura óptima de distribución del gasoil para abastecer con mayor rapidez y efectividad. Parte de la fuerte inversión, de más de 1.400 millones de pesos, incluyó la incorporación de un reactor especial proveniente de la India, de casi 40 metros de largo, 3,5 metros de diámetro y un peso de 376 toneladas. Ese equipo es “el corazón” de la flamante unidad. El proceso de construcción requirió la mano de obra de 1.500 personas, con 3,6 millones de horas trabajadas y la articulación de los sectores de Refino e Ingeniería, que en tiempo récord construyeron nuevos tanques y pilotes y desarrollaron obras civiles y electromecánicas, desde sendas, drenajes y cañerías hasta equipos eléctricos e instrumentos específicos. Dentro del plan de los cien días, que será presentado próximamente, YPF está estudiando escenarios de ampliación de las refinerías y facilidades logísticas. “Estamos haciendo todos los esfuerzos posibles para lograr pleno abastecimiento en nuestras estaciones de servicio, y de esa manera satisfacer la creciente demanda de nuestros clientes”, dijo Galuccio.