Guía YPF. Regiones de nuestro País

CÓRDOBA Y CUYO

Entre las sierras de Córdoba y San Luis y los Andes de Mendoza y San Juan hay otra Argentina más, donde el relieve no es sólo geográfico sino además humano.

Entre las sierras de Córdoba y San Luis y los Andes de Mendoza y San Juan hay otra Argentina más, donde el relieve no es sólo geográfico sino además humano.

Porque más allá hay de todo para descubrir: maravillas geológicas, estancias jesuíticas, pueblitos serranos y cordilleranos, viñedos y bodegas, balnearios estivales y centros de deportes invernales.

Guía YPF. Regiones de nuestro País

 CÓRDOBA Y CUYO

“Entre las Sierras de Córdoba y la Cordillera de los Andes están muchos de los rincones más espléndidos de una Argentina liberada del letargo horizontal de las llanuras. Si el tema del Litoral es el agua y el de la Patagonia es el viento, entre Córdoba y Cuyo está el sol.”

Son las luminosas tierras de la vid y del vino, de los olivares y el aceite de oliva, de los perfumados campos de orégano, lavanda y menta. Son los espinosos eriales ardientes donde se crían cabritos y chivitos que serán un manjar. Y las intensas tardes de verano que invitan al placer de la siesta y el resguardo, al frescor de los gruesos muros de piedra o de adobe.

Para recorrer Córdoba no bastan los mapas a escalas geográficas útiles en el resto del país; su densa trama de caminos y pueblitos obliga a usar trazados de mayor escala. Y aun así, es imposible descubrir cada rincón cordobés oculto tras el recodo de un sendero o de un arroyo.

La región de Cuyo tiene una cultura basada en el riego y la distribución ordenada de un recurso común. Así, Mendoza y San Juan son ciudades limpias, calmas y ordenadas, donde el nerviosismo y la impaciencia se dejan para los días de viento Zonda. Pero los oasis de riego son sólo una faceta en estas provincias que comienzan entre arenales y salinas y terminan en los picos más altos de América.

San Luis tiene mucho de Córdoba y de Cuyo, pero con características singulares. Al encanto de sus paisajes y gentileza de su gente se suma una administración provincial pródiga en embalses, autopistas y caminos nuevos, wi-fi pública y gratuita en cada pueblo, hosterías en cada localidad y esculturas modernas por todas partes.

“ Los Parques Nacionales argentinos nacieron en la Patagonia hace más de ochenta años y gracias al celo de sus guardaparques y estrictas normas de conservación, la naturaleza que amparan se conservó intacta. ”

Nacionales desarrolló además una infraestructura edilicia de singular calidad y bello estilo, que imprime un carácter sobrio y respetuoso del entorno a las intendencias y oficinas de guardaparques. Es gracias a la APN que la Patagonia atravesó el siglo XX incólume en sus más excepcionales escenarios.

3 día(s) / Mendoza y sus alrededor
 
  • Día 1 Parta por la mañana temprano hacia Villavicencio y, a través de Los Caracoles y El Paramillo, llegue a almorzar un buen chivito en las parrillas de Uspallata. Si le gusta la ruta de montaña, suba hasta Puente del Inca a echar un vistazo al Aconcagua. Regrese a Mendoza pasando por Cacheuta y disfrute una buena cena en los muchos buenos lugares que hay para elegir, entre Luján de Cuyo y la ciudad.

  • Día 2 Dedique todo el día a recorrer el valle de Uco, visitando un par de bodegas, almorzando en la Posada del Jamón o comprando allí jamón y en el camino pan casero para hacer un picnic en el Manzano Histórico o más arriba, hasta donde tenga ganas de subir o pueda subir en su vehículo. Y no olvide comprar nueces. Por la noche, recorra las avenidas Sarmiento y Villanueva de la ciudad hasta encontrar el lugar más de su gusto para cenar.

  • Día 3 Reserve su último día para lo que más le agrade: recorrer bodegas entre Maipú, Vistalba, Perdriel, Agrelo y Ugarteche, o pasear por la ciudad para conocer sus museos, o dedicarse a comprar productos de la tierra en las tiendas de vinos, aceites de oliva y conservas agroalimentarias.

4 día(s) / Valles de la Luna y del Sol
 
  • Día 1 Parta temprano de San Juan hacia San Agustín del Valle Fértil, para recorrer por la tarde el Valle de la Luna y dormir en Baldecitos, San Agustín o Patquía.

  • Día 2 Visite por la mañana temprano la Ciudad Perdida o el cañón de Talampaya, para seguir viaje por Villa Unión y Guandacol, llegando a dormir a Rodeo, Iglesia o Pismanta.

  • Día 3 Lleve viandas para un picnic en el camino y, si no le teme a un ripio poco transitado y no llovió, baje directamente de Iglesia a Calingasta. Si prefiere el asfalto, dé la vuelta por la RN149 para recorrer la base del cerro El Alcázar y llegar a dormir a Barreal.

  • Día 4 Parta en la mañana de Barreal para almorzar cabrito en las parrillas de Uspallata. Por la tarde, opte por volver hasta Mendoza por El Paramillo, Los Caracoles y Villavicencio, o hágase una escapada hasta Puente del Inca y regrese a Mendoza por Cacheuta.

5 día(s) / Todo Córdoba
 
  • Día 1 Dedique todo el día a la ciudad: el casco histórico con sus iglesias y museos y el Museo de Bellas Artes en Palacio Ferreyra. Si es viernes o sábado, a la tardecita repliéguese hacia el barrio Güemes para recorrer sus negocios y puestos y terminar cenando en alguno de sus simpáticos restaurantes; si no, la alternativa son los restaurantes al final de La Cañada.

  • Día 2 Parta de Córdoba hacia Jesús María para ver la iglesia jesuítica, almorzar una picada en Colonia Caroya y conocer la iglesia de Santa Catalina, siguiendo hacia el valle de Punilla por las cuevas de Ongamira y eligiendo a su gusto dormir en alguna estancia, en Capilla del Monte, La Cumbre o San Marcos Sierra.

  • Día 3 Llegue hasta Cosquín y de allí, por caminos serranos, a Tanti, Los Gigantes y Salsacate, para terminar el día pernoctando en alguna buena posada entre Nono, San Javier o Yacanto. Si no les teme a los caminos serranos, llegue también hasta la remota iglesia jesuita de La Candelaria.

  • Día 4 Desde Traslasierra, cruce la Pampa de Achala por el camino de las altas cumbres, pasando por la ciudad de Alta Gracia para ver la iglesia jesuítica y la casa de Ernesto “Che” Guevara, si le interesa el personaje; según cuánto se haya entretenido en el camino, pernocte en Villa General Belgrano o La Cumbrecita.

  • Día 5 Reserve todo un día para detenerse a descansar o a recorrer más a fondo en auto, a caballo o a pie la zona de Córdoba que más le atraiga: el cerro Uritorco, la Sierra de Pocho, Traslasierra, la quebrada del Condorito o los alrededores de La Cumbrecita.

5 día(s) / La Patagonia Mendocina
 
  • Día 1 Por la mañana visite alguna bodega de San Rafael, y por la tarde recorra el cañón del Atuel, con almuerzo o picnic en la zona, retomando la RN40 para llegar a cenar y dormir en Los Molles o Las Leñas.

  • Día 2 Llegue hasta Valle Hermoso y almuerce en el parador, llegando a Malargüe con tiempo para ver desde lejos los Castillos de Pincheira, o, si le interesa la astronomía, visitar el observatorio Pierre Auger y/o el Planetario Municipal. Cene chivito malargüino y pernocte en la ciudad.

  • Día 3 Si le interesan las aves, dedique el día, desde temprano, a la Reserva de Llancanelo. Si tiene una 4x4, contrate la excursión guiada a la cumbre del Payún Matrú, en la Payunia, y vuelva exhausto a cenar más cabrito y a dormir en Malargüe. O llegue hasta el refugio Kiñe y duerma allí, haciendo con ellos la excursión en 4x4 o a caballo. Si le interesan las grutas y tiene suerte con las reservas (en Malargüe), dedique el día a la excursión a la Caverna de las Brujas.

  • Día 4 Parta bien temprano y cruce a Chile por el espectacular paso del Maule o Pehuenche, para llegar a dormir a Talca o Curicó. Si no quiere cruzar fronteras, regrese por el valle y pernocte en el refugio del valle de Cajón Grande, en Las Loicas o Bardas Blancas, asegurándose de que haya lugar: son sitios pequeños y sin alternativas. Y lleve provisiones como para dos días, ya que a la hora del almuerzo puede no haber nada más que montaña alrededor.

  • Día 5 Si cruzó a Chile, vuelva a la Argentina por el no menos espectacular paso Vergara y el valle del río Grande. Si no cruzó a Chile, recorra el valle a gusto y deténgase a tomar un baño termal al pie del volcán Peteroa, donde también le pueden preparar un chivito... y regrese a Malargüe.

Consejos para viajar en auto
“Hay dos formas de viajar en auto por la región: con ripio o sin ripio. Sin abandonar las buenas rutas asfaltadas, se puede recorrer y llegar en auto a casi todos los mayores atractivos de la región.”
btn
Comer
“Cabritos o chivitos, regados con un buen vino mendocino, o sabrosas empañadas sanjuaninas, son algunos de los platos imperdibles de esta zona donde la innovación en gastronomía es incipiente.”
btn
Beber
“El vino es la bebida común a toda la región, y en Cuyo con razón suficiente. Mendoza, en esta materia es la Babilonia argentina, hay ciencia, técnica, escuelas, bibliotecas, museos y viveros desde hace mucho.”
btn
Dormir
“Entre Córdoba y Cuyo se pueden dibujar itinerarios sólo de hoteles de 3 a 5 estrellas o pasarlo genial en hostels y refugios de montaña o de windsurf; disfrutarlo todavía más en una cabaña donde grillar los pejerreyes o las truchas y asar un chivito.”
btn
Actividades
“Escenario ideal para el montañismo, el ciclismo y los deportes invernales con centros turísticos de nivel internacional. La pesca del pejerrey, el rafting y el ciclismo son otras de las actividades típicas de esta región.”
btn

Galeria de fotos

Provincias de la Región

Rutas Guía YPF en Cordoba/Cuyo

De Villa Carlos Paz a La Cumbre

La RN38 por el oeste del lago San Roque es la vía rápida hacia el norte, la otra es el “camino de las cien curvas”, hasta Bialet Massé (hay una YPF). Se llega a Cosquín. Luego a Valle Hermoso y La Falda con peaje. En el acceso sur, la RN38 comienza a llamarse avenida San Martín. Desde Villa Giardino parte un “camino de los artesanos” que lleva a La Cumbre por ripio y saltea el peaje de la RN38.

→ Ver más
De Mendoza a Uspallata

Entre Perdriel y Agrelo, la autopista del Acceso Sur presenta el desvío de la RN7, hacia Uspallata y Chile. Más allá de Potrerillos, la RN7 sigue el cauce del río Mendoza. Entre muchas curvas y algunos túneles se llega pronto a Uspallata.

→ Ver más
/